Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.

Debt crisis tests German ties to euro


Gallery

The 16-nation euro currency zone is beset by fissures between strong economies such as Germany and weaker ones such as Greece, Ireland and Portugal, which risk being engulfed by historic levels of government debt.
 

Network News

Washington Post Staff Writer
Wednesday, December 1, 2010; 11:03 PM

 

BERLIN - The deepening woes of Europe's weakest economies are raising fresh doubts about the euro. But the future of the world's most ambitious monetary experiment will be decided not in troubled Ireland, Greece, Portugal or Spain, but here in Germany - Europe's economic powerhouse.

This Story

The Germans surrendered their mighty deutsche mark in 2001, their stalwart economy anchoring a union of 16 European nations sharing a common coin: the euro. But with fiscal turmoil escalating across much of the euro zone, the currency has entered an uncertain period.

Although it reversed some of its recent declines against the dollar on Wednesday amid hopes that the European Central Bank will aggressively intervene to prop up the bonds of ailing European nations, some still fear that the currency could destabilize in the coming weeks and months.

The key question now is: How long will the Germans prop it up? In one poll released this week, almost half of the Germans surveyed said they were growing weary of the euro.

To defend the currency, the notoriously frugal taxpayers here have already had to cover the largest share of the cost to rescue profligate Greece, and, now, Ireland. As pressure mounts for billions more to shore up Portugal and Spain, and perhaps even Italy, Germany's growing tab, analysts say, is posing the greatest test yet to German willingness to remain in the euro union.

It has come down to a numbers game, many here say. Germany, along with the International Monetary Fund and the 15 other nations that share the euro, set up a trillion fund this year to contain Europe's debt crisis and protect the euro. Although the fund may be enough to bail out Portugal and Spain, throwing a lifeline to Italy - the world's seventh-largest economy - would require far more cash. Even bailing out Spain - the fourth-largest economy in the euro zone - could leave the fund so depleted that Chancellor Angela Merkel may have no choice but to go back to parliament here in a highly charged bid for more German support.

Merkel and other German officials have steadfastly stuck by the euro, and most still consider any move to leave the currency highly unlikely. But analysts say Merkel would probably face a surge of opposition if she is forced to seek additional German money to save the euro.

Others say there may be different ways to shore up the currency without more German aid. Nevertheless, analysts say the prospect of a German withdrawal from the euro, an event that probably would doom the currency, is becoming less and less unthinkable.

ad_icon
// // ') ;
}
// ]]>

"I think it is quite politically dangerous for her to go back for more," said Thomas Mayer, chief economist with Deutsche Bank in Frankfurt. "The government has to be careful not to trigger a grass-roots political movement here, like the tea party in the United States, against the euro. You can already feel it."

02/12/2010 12:48 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ECB Delays Exit, Buys Bonds to Fight ‘Acute’ Tensions

Dec 02, 2010 12:02 pm ET

(Adds economist comment in fifth paragraph.)

Dec. 2 (Bloomberg) -- The European Central Bank delayed its withdrawal of emergency liquidity measures and bought more government bonds as President Jean-Claude Trichet pledged to fight “acute” financial market tensions.

Under pressure from investors to lead the charge against the spreading sovereign debt crisis, Trichet said the ECB will keep offering banks as much cash as they want through the first quarter over periods of up to three months at a fixed interest rate. As he spoke, ECB staff embarked upon a new wave of purchases, triggering a surge in Irish and Portuguese bonds.

“Uncertainty is elevated,” Trichet told reporters after the ECB’s Governing Council left its benchmark interest rate at 1 percent today. “We have tensions and we have to take them into account.”

While the ECB chose not to deploy new crisis-fighting tools, Trichet managed to avoid sparking another market selloff four days after traders gave a vote of no-confidence to a bailout of Ireland. He kept up pressure on governments to fight the crisis by saying that “benign neglect” is not enough and indicated they could expand Europe’s rescue fund amid concern it’s not large enough to finance any bailout of Spain.

“The ECB is doing what it can up to its limits,” said Nick Kounis, chief euro-region economist at ABN Amro NV in Amsterdam. “The ball is back in the court of governments to take bold action.”

Yield Drop

The yield on Portuguese 10-year bonds dropped 50 basis points to 6.13 percent and Irish yields fell 37 basis points to 8.76 percent. The Spanish 10-year yield declined 22 basis points to 5.07 percent. The euro traded at .3228 at 5:41 p.m. in London compared with .3152 before Trichet started talking.

The ECB will keep offering banks unlimited loans through the first quarter over periods of seven days, one month and three months. That marks a shift from last month, when Trichet said that the ECB could start limiting access to its funds.

Signaling disagreement within the 22-member council, Trichet said an “overwhelming majority” of officials backed the ECB’s Securities Market Program and that a “consensus” supported maintaining the status quo on providing liquidity. Bond purchases will continue to be offset to keep the money supply unchanged, in contrast to the Federal Reserve and the Bank of England, he said.

“It’s not quantitative easing, we’re withdrawing all the liquidity,” he said.

Some strategists said the ECB’s refusal to follow the Fed and the Bank of England may soon end the rebound in bonds.

‘Meaningful Size’

“The compression in spreads could prove temporary as Trichet has stressed that the SMP is not QE,” said Matteo Regesta, a fixed-income strategist at BNP Paribas SA in London. “In the scenario where SMP eventually increases to a meaningful size, weekly full sterilization of the stock will become a non- trivial task. The only way to avoid such a jam is to keep the program at a low scale.”

The ECB is facing calls to devise new crisis measures amid concern that contagion from the region’s debt crisis will soon engulf Spain. Trichet, who has said new European Union fiscal rules are too weak, signaled that the ECB is already doing its bit and the onus is now on governments.

“They are learning that benign neglect cannot be practiced in this domain,” said Trichet in an interview with Bloomberg Television. Asked whether the euro region’s 750 billion-euro (2 billion) rescue package should be expanded, he said that “this facility has to be commensurate with the difficulty of the time.”

U-Turn

Trichet has changed tacked before. Earlier this year, he initially resisted demands to temper the Greek budget crisis only to tear up the ECB’s rule book by buying bonds in May in a decision which also split the council.

The ECB may have been reluctant to go even further to support Spain, Greece, Ireland and Portugal for fear of being viewed as a bailout tool for politicians, damaging its independence. Bundesbank President Axel Weber, a leading contender to replace Trichet at the bank’s helm next year, opposed the decision to start buying bonds in May and has since called for the program to be cancelled. He says it poses “stability risks” and that there is no evidence it works.

Weber, who spoke at a separate event in Frankfurt today, said he had nothing to add to Trichet’s remarks.

The ECB has already stepped up its activity, last week buying the most bonds in two months. Overall purchases nevertheless total 67 billion euros so far, well below the amounts bought by the Bank of England and the Fed.

The ECB left unchanged its forecast for economic growth next year at about 1.4 percent, while raising its estimate for inflation to about 1.8 percent from 1.7 percent. Releasing its 2012 outlook for the first time, it predicted growth of 1.7 percent and inflation of 1.5 percent.

--With assistance from Jim Neuger in Brussels, Francine Lacqua and Simone Meier in Frankfurt, Simon Kennedy, Scott Hamilton and Jennifer Ryan in London and Mark Deen in Paris. Editor: John Fraher, Matthew Brockett

03/12/2010 08:38 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

The future of the euro : Don't do it .

The future of the euro

Don't do it

The euro is proving horribly costly for some. A break-up would be even worse

Dec 2nd 2010 | From The Economist print edition

BOND markets have scorned the €85 billion (3 billion) bail-out offered to Ireland on November 28th. Yields have risen not just for Ireland but for Portugal, Spain, Italy and even Belgium. The euro has fallen—again. As one botched rescue follows another, solemn vows from European Union leaders that a break-up of the single currency is unthinkable and impossible have lost their power to convince. And that is leading many to question whether the euro can survive.

The case against it is that European citizens can no longer live under its yoke. In Europe’s periphery some are yearning to be spared the years of grinding austerity that may be needed for wages and prices to become competitive. In the German-dominated core they are fed up with paying for other countries’ fecklessness and they fear that, as creditors, they will suffer if the European Central Bank (ECB) inflates away the laggards’ debts. Deep down lurks the sullen suspicion that this is a drama that the euro zone may be condemned to relive time and again. So why not get out now?

The rock and the hard place

Financial history is littered with events that turned from the unthinkable to the inevitable with breathtaking speed: Britain left the gold standard in 1931, Argentina abandoned its dollar peg in January 2002. But a collapse of the euro would bring with it unprecedented technical, economic and political costs (see article).

A break-up might happen in one of two ways. One or more weak members (Greece, Ireland, Portugal, perhaps Spain) might leave, presumably to devalue their new currency. Or a fed-up Germany, possibly joined by the Netherlands and Austria, could decide to junk the euro and restore the D-mark, which would then appreciate.

In either case, the costs would be enormous. For a start, the technical difficulties of reintroducing a national currency, reprogramming computers and vending machines, minting coins and printing notes are huge (three years’ preparation was needed for the euro). Any hint that a weak country was about to leave would lead to runs on deposits, further weakening troubled banks. That would result in capital controls and perhaps limits on bank withdrawals, which in turn would strangle commerce. Leavers would be cut off from foreign finance, perhaps for years, further starving their economies of funds.

The calculation would be only slightly better if the euro escapee were Germany. Again, there would be bank runs in Europe as depositors fled weaker countries, leading to the reintroduction of capital controls. Even if German banks gained deposits, their large euro-zone assets would be marked down: Germany, remember, is the system’s biggest creditor. Lastly, German exporters, having been big beneficiaries of a more stable single currency, would howl at being landed once again with a sharply rising D-mark.

If the economics of pulling apart the euro look dubious, the politics risks detonating a chain reaction that would threaten the fabric of the single market and the EU itself. The EU and the euro have been Germany’s post-war anchors. If it abandoned the currency, at huge cost, and left the rest of the euro zone to fend for itself, its commitment to the EU would be in serious doubt.

If a weaker country left, risking not just European banks but also the currency, it would become a pariah exporting its pain to its neighbours. Once capital controls were in place Europe’s financial markets would be in tatters and it would be hard to preserve cross-border European trade. The collapse of the single market, which has done more than anything else to knit Europe together, would threaten the EU itself.

However much countries may now regret joining the euro, leaving it does not make sense. But the fact that it ought to survive does not mean that it will. And unless Europe’s leaders move further and faster, it might not.

Salvaging a single currency

Europe’s leaders have been slow and timid in response to market pressures. Greece and now Ireland have forced them, reluctantly, into bail-outs. Only belatedly have they recognised that some countries are not just in need of bridging loans to tide them over, but may be unable to repay their debts. That means that some pain will have to be inflicted on bondholders.

This will be easier to achieve now that euro-zone governments have agreed that sovereign-debt issues after 2013 should contain collective-action clauses, which stop hold-out investors blocking deals. The Irish have already imposed “haircuts” on subordinated-debt holders in their banks, though they were stopped from doing this for senior bondholders (see article). Such talk is inevitably unpopular in the markets. Yet losses must be possible if investors are to distinguish between sovereign-debt issuers.

The crisis should also have brought home to weak deficit countries the high cost of their failure to make the reforms to labour and product markets, and to welfare systems, necessary to restore their lost competitiveness. Even if they left the euro, they would have to take such steps to thrive. Within it, reform would not just revive moribund economies, but also create the chance of future growth to safeguard the single currency. Reform would be easier if surplus countries (ie, Germany) did more to boost their own domestic demand.

Lastly, if the euro is to survive, creditor countries need to give more aid to deficit countries. They could do this directly, or the ECB could provide liquidity to banks or buy up government bonds before they fall too far. It has indicated it may start doing the latter again. Germany hates the idea of more aid to debtor countries (see article)—hence its slowness to accept bail-outs and its determination to penalise bondholders. Its unwillingness to subsidise the weak and profligate is understandable; but the alternative is worse.

Breaking up the euro is not unthinkable, just very costly. Because they refuse to face up to the possibility that it might happen, Europe’s leaders are failing to take the measures necessary to avert it.

04/12/2010 20:40 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Kanzlerin Merkel muss sich beim Euro entscheiden

Meinung|

Währungsunion

(43) Drucken Bewerten   Autor: Jan Dams| 06.12.2010

Die Euro-Sorgenkinder

Wolfgang Schäuble ist kein Mann, der mit seinen Reden große Säle mitreißen kann. Dafür ist er meist nicht emotional genug. Trotzdem aber ist der Bundesfinanzminister ein Meister der geschliffenen Rede, schon weil er es versteht, seine wahre Botschaft hinter ellenlangen Sätzen mit einer Unzahl an Kommata zu verstecken. Deshalb ist es in Interviews auch nur selten möglich, den Minister so festzunageln, dass ein Ja bei ihm ein Ja und ein Nein auch ein Nein ist.

Bundestag Merkel Schäuble Foto: dpa/DPA Während Bundesfinanzminister Wolfgang Schäuble klare Ansagen macht, ziert sich Bundeskanzlerin Angela Merkel
Wichtige Stationen der Eurokrise

Die Europäische Einheitswährung steht seit Herbst 2008 unter Druck.
Welt Online hat die wichtigsten Stationen zusammengestellt...

Entsprechend vorsichtig muss man bei der Exegese von Schäuble-Äußerungen sein. Das gilt auch für jenes Interview, dass er der „Financial Times“ gab. Schäuble sagt dort im Zusammenhang mit der Eurokrise nicht nur, dass nationale Souveränität allein nicht das Instrument des 21. Jahrhunderts sei. Er macht auch klar, dass er sich vorstellen könne, den Bundestag davon zu überzeugen, Budgetrechte an die EU abzutreten – vorausgesetzt, man habe einige Monate Zeit, daran zu arbeiten und die EU-Partner würden mitziehen.

Sicher, in dieser Aussage sind zwei Wenn versteckt. Deshalb lädt auch sie zum Spekulieren ein. Für Schäubles Verhältnis sind die Sätze trotzdem relativ deutlich. Schließlich diskutiert der Minister damit Maßnahmen, die die Regierung im Streit um die Lösung der Eurokrise bislang nicht erwogen hat.

Daraus lassen sich zwei Dinge ableiten. Erstens hat sich mit Schäuble endlich ein Spitzenpolitiker über den Zustand der Eurozone Gedanken gemacht, die weit über die Kurzatmigkeit bisheriger Krisentreffen hinausgehen.

Zweitens hat er erkannt, dass es für die Partner im Währungsraum nur zwei Alternativen gibt. Entweder stirbt der Euro, weil der schwache institutionelle Rahmen die Unterschiede in der Währungszone nicht mehr klammern kann. Oder die Mitgliedsländer verzichten auf das Recht einer eigenständigen Finanzpolitik. Dazu gehört auch die unangenehme Wahrheit, dass die Starken die Schwachen für eine lange Zeit finanziell stützen müssen. Welchen Weg Schäuble bevorzugt, lässt sich nach dem Interview erahnen. Jetzt wäre es an der Kanzlerin, endlich ihre Präferenzen offen zu legen.

Iren protestieren gegen Sparpolitik
Zehntausende protestieren gegen irisches Sparpaket Foto: dpa Einen Tag vor der Einigung der EU-Staaten auf ein Hilfspaket für Irland waren in der irischen Hauptstadt Dublin Zehntausende Menschen auf die Straße gegangen...

 

07/12/2010 08:01 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El enésimo plan anticrisis: "Too little, too late?"


 

Álvaro Anchuelo Crego (Madrid, 1964) es Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Intenta ser coherente con el nombre de su área de conocimiento. Por eso, le apasiona ayudar a comprender nuestra realidad económica de una forma accesible para todos. Comprenderla es el primer paso hacia el objetivo último, aún más ambicioso, de mejorarla.Y en eso coincidimos de blog a blog.

@Álvaro Anchuelo - 08/12/2010 06:00h

Sería un error analizar propuesta a propuesta el último paquete de medidas económicas, como se pretende que hagamos. Lo importante es no perder la perspectiva, entender porqué se han tomado y evaluar si pueden lograr el objetivo propuesto. La cuestión no reside en si tiene algún efecto positivo el que 1.500 nuevos orientadores asesoren a los parados en su búsqueda de empleo.

Estas medidas se han tomado en medio de una situación dramática, estando ya entre la espada y la pared. La prima de riesgo ha llegado estos días a sobrepasar los 300 puntos básicos, un diferencial mayor que el alcanzado en la grave crisis de mayo, mientras la Bolsa sufría un fuerte correctivo. La mirada de los mercados financieros, es decir, de nuestros acreedores a los que necesitamos seguir pidiendo más préstamos, se centra en España. La pregunta correcta es, por tanto, si las medidas adoptadas lograrán restaurar la confianza en el futuro de la economía española y de sus cuentas públicas.

Empecemos por el asunto de la confianza. Como sucede en las relaciones personales, se trata de algo con un fuerte componente psicológico, que resulta más fácil perder que recuperar. El procedimiento seguido la semana pasada para anunciar las medidas no creo que haya tranquilizado a nadie. Ha sido otro ejemplo de la forma de gobernar del sr. Zapatero, de la que lleva dando muestras ininterrumpidas en sus seis años de mandato. Su larga permanencia en el poder no parece haberle ayudado a madurar como estadista. Unas horas antes decía que no era preciso tomar ninguna medida adicional, pues las existentes bastaban. ¿No habría sido mejor decir que se estaba reevaluando la situación? ¿Contribuye la mentira a cimentar la confianza? De repente, se anunciaron las medidas a borbotones en el marco inadecuado de una pregunta en el Congreso. Con ello se logró sorprender al líder de la oposición, es decir, a la misma persona a la que se debió consultar (junto al resto de líderes políticos) para lograr el mayor respaldo posible. Posteriormente se suspendió el viaje presidencial a una importante cumbre internacional. Tras el Consejo de ministros del viernes, sin embargo, el presidente no compareció ante la prensa, y las medidas aprobadas fueron las mismas ya anunciadas anteriormente (con el añadido de la subida de los impuestos al tabaco). ¡Como para transmitir confianza!

Respecto al contenido de las medidas, una vez más no forman parte de ningún plan global, son una sarta de ocurrencias más o menos afortunadas. Pueden ordenarse en tres grandes apartados. El primero de ellos agrupa un conjunto de medidas privatizadoras, que afectarán al 49% de AENA y al 30% de Loterías. Se espera recaudar 9 000 millones en el primer caso y 5 000 en el segundo. Además, los aeropuertos de Madrid y Barcelona operarán en régimen de concesión. Quedan muchos flecos por aclarar sobre cómo van a articularse estas operaciones. También resulta discutible que vayan a recaudarse esas cantidades, que en las actuales circunstancias podrían pecar de optimistas. En cualquier caso, estas medidas equivalen a lo que haría una familia endeudada, con dificultades para seguir pidiendo préstamos, que optase por vender un piso de su propiedad. La ventaja a corto plazo es que tiene que endeudarse menos; el inconveniente a largo plazo es que se queda sin el piso y los alquileres que proporcionaría en el futuro. En este caso, parte de los ingresos futuros son los que proporciona la lotería cada año de manera bastante segura.

El segundo bloque de medidas tiene que ver con el mercado laboral. De ellas, la principal consiste en no renovar a partir de febrero la ayuda de 426 euros mensuales a los parados que carecen de otras prestaciones. Se trata de una medida de ahorro, que pretende enviar una señal de dureza a los mercados. Pero el ahorro es bastante limitado, de unos 500 millones de euros semestrales, y la dureza raya en la crueldad. Resulta indecente iniciar el ahorro por los más desfavorecidos, existiendo la posibilidad de lograr recortes mayores mediante la reducción del gasto superfluo que plaga todas las administraciones (tanto la central, como las autonómicas y locales) y los miles de entes que las rodean. El resto de medidas son de menor enjundia. Lo referente a las agencias privadas de colocación ya se incluía en la reforma laboral. Añadir 1 500 orientadores para que orienten, junto a los 1 500 ya existentes, a 4 600 000 parados casi parece una broma de mal gusto. El que los nuevos funcionarios formen parte del régimen general de la Seguridad Social termina con la incoherencia de una administración que parecía no confiar en que los servicios públicos fuesen lo bastante buenos para los propios funcionarios, pero no supondrá un ahorro significativo, si es que logra alguno.

Finalmente, el tercer conjunto de medidas busca reanimar la actividad empresarial. Esto tiene sentido, pues nuestras pobres perspectivas de crecimiento son una de las razones principales de las dudas sobre las posibilidades de hacer frente a la deuda. Más discutible es que pueda lograrse este objetivo sólo mediante reducciones del impuesto de sociedades, sin ocuparse del conjunto del sistema fiscal ni emprender otro tipo de reformas. La medida de mayor calado es la libertad de amortización hasta 2015. Se amplía también el número de empresas que puede acogerse al tipo mínimo del 25%, elevando la facturación permitida de 8 a 10 millones de euros, e incrementando de 120 000 a 300 000 euros el tramo de base imponible que tributa al tipo reducido. Lo de crear empresas en 24 horas estaba en la Ley de Economía Sostenible y lo creeremos cuando lo veamos. Lleva años diciéndose, mientras que en los informes internacionales se recogen plazos mucho más largos, junto a un empeoramiento progresivo del problema. Las administraciones autonómicas y locales tendrían que participar en la solución. Eliminar las cuotas obligatorias a las Cámaras de Comercio supone terminar con un anacronismo inadmisible, pero debería evitarse la desaparición de las labores de formación y fomento de la exportación que las Cámaras realizan.

Como las medidas de estímulo fiscal tienen un coste presupuestario, se compensan con la subida de impuestos al tabaco, que espera recaudar 780 millones de euros. La ministra Salgado, insultando la inteligencia de los sufridos ciudadanos, justificó la decisión por motivos de salud, no recaudatorios. Para al 28 de enero se anuncia unilateralmente una medida muy importante, la reforma de las pensiones, ignorando (como en el caso del régimen de los nuevos funcionarios) la existencia del Pacto de Toledo.

Ojalá todo esto pudiera bastar para reconducir la situación. Sin embargo, el respiro que ha acompañado al anuncio de las medidas no se ha debido a ellas, sino a la compra de deuda por el Banco Central Europeo, así que no debiéramos caer en una relajación similar a la que siguió a las medidas de mayo. El ambiente de fin de ciclo comienza a resultar demasiado agobiante como para soportarlo durante un año y medio más. Donde el gobierno está demostrando una mayor creatividad es en la búsqueda de chivos expiatorios que le permitan eludir sus propias responsabilidades: igual sirve el PP, que los especuladores, Alemania o, en cualquier momento, el difunto Cid Campeador.

08/12/2010 08:13 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Constancio Urges ‘Flexibility’ on Use of European Bailout Fund

20101210104133-b12797.jpg

Dec 09, 2010 7:01 pm ET

Dec. 10 (Bloomberg) -- European Central Bank Vice President Vitor Constancio signaled European governments should be ready to increase the size and flexibility of their bailout fund as the ECB urges leaders to do more to fight the fiscal crisis.

Asked whether the fund could be used to buy government bonds, Constancio said in an interview that “more flexibility in the euro-zone resources would be helpful.” Constancio, who spoke to Bloomberg Television late yesterday, declined to speculate whether the rest of the ECB Governing Council would support such a move.

ECB officials are putting pressure on governments to step up their response to the market turmoil that last month forced Ireland to seek a bailout. While the ECB has bought government bonds to help stabilize markets, the policy has been criticized by Germany’s Axel Weber who says it threatens the ECB’s independence. Weber said last month that governments could increase the size of their rescue fund and Constancio said that such a move may be “helpful.”

Constancio, the ECB’s top official after President Jean- Claude Trichet, made the remarks after presenting the semi- annual Financial Stability Report. The central bank said a “small” number of banks depend too much on its emergency liquidity funds and the “overall economic and financial system is still fraught with risks.”

Officials are debating their next step after Ireland’s rescue failed to stamp out fears of contagion spreading through euro region bond markets. Attention is turning to the bailout pool set up in May after the Greek crisis threatened to destroy the euro. European Union governments have pledged 440 billion euros (2 billion) to a European Financial Stability Fund.

ECB Pressure

While using the EFSF could take some pressure off the ECB, the move could be fraught with legal issues and the funds would need to be raised before they could be spent, says Carsten Brzeski at ING Groep NV.

Constancio’s comments “show clearly that the ECB doesn’t want to be the sole savior of the euro region,” said Brzeski, senior economist at ING Groep in Brussels. Still, “at the moment, the EFSF couldn’t do it because it doesn’t have any money. Even if governments decide to put in cash it will be tricky legally because of the no-bailout principle.”

The Maastricht Treaty says governments can’t directly take on the debt of other nations.

Investor concern about excessive deficits in some euro-area countries this year triggered a bond-market rout that forced Ireland and Greece to seek international bailouts to refinance their debt. That’s hampering some banks’ access to funding on financial markets, forcing them to rely increasingly on the ECB.

Too Reliant?

“A small number of institutions” are “excessively reliant on central bank liquidity” and account for “a substantial share of the overall refinancing volumes,” the ECB said yesterday in its report. “The main source of concern stems from the interplay between sovereign debt problems and vulnerabilities in segments of the euro-area banking sector.”

The central bank didn’t provide new estimates on the losses facing banks in coming years and didn’t identify the institutions that it views as being too dependent on its funds.

The ECB also urged government to take “swift and decisive steps” to defuse the risks created by a “limited” number of financial institutions.

“Action is needed by the responsible authorities in the form of restructuring, de-risking and, where necessary, downsizing of the balance sheets of such firms,” the ECB said.

Euro-region governments’ funding needs “will remain significant and there is a risk of increasing competition for funding,” the ECB said in its report. “Any additional requests to provide support to ailing banks may further exacerbate the risk of adverse feedback between the financial sector and public finances.”

--With assistance from Jann Bettinga in Frankfurt. Editors: John Fraher, James Hertling

10/12/2010 10:42 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El optimismo del mercado es mala señal

 

El optimismo del mercado es mala señal

[Arends]

Por Brett Arends

Todo el mundo sabe que la última década de Wall Street fue mala para los inversionistas.

Resulta que fue todavía peor de lo que pensábamos.

Un destacable nuevo trabajo de TrimTabs Investment Research muestra que los inversionistas comunes perdieron sin necesidad miles de millones de dólares más de lo que hubiesen debido en la bolsa. ¿Por qué? Es la historia de siempre: invirtieron más dinero en sus fondos de inversión de acciones durante los booms…. y los vendieron durante los pánicos.

Entonces aunque Wall Street terminó la década básicamente equilibrada (cuando se incluyen los dividendos), los inversionistas medios perdieron mucho. TrimTabs calcula que las pérdidas llegaron a US.000 millones. De acuerdo con sus cálculos, los inversionistas de los fondos de inversión compraron cuando el índice Standard & Poor's 500 promediaba los 1.434 puntos. Eso está cerca del nivel récord de 1.565 puntos. Si los inversionistas hubiesen comprado en otros momentos aleatorios, su precio promedio de compra hubiese sido de 1.171 puntos.

"Les costó aproximadamente el 20% comprar alto y vender bajo", explicó Vincent Deluard, de TrimTabs.

Entonces aunque la bolsa está hoy cerca de su promedio de los últimos diez años, TrimTabs calcula que la mayoría de quienes invirtieron durante la década están sentados sobre enormes pérdidas.

¿Qué significan estas deprimentes noticias para usted, el inversor, ahora?

Extrañamente, significa casi exactamente lo opuesto de lo que Wall Street le va a decir que significa. La gente de Wall Street va a decir, como es habitual: "Mire, no puede predecir el mercado. ¡Exactamente como se lo dijimos! Así que dénos todo su dinero y simplemente vaya con la corriente".

Que estos consejos favorezcan los intereses económicos de Wall Street es, por supuesto, pura coincidencia. Sin embargo, los números de TrimTabs muestran, por el contrario, que en la última década en realidad fue muy fácil actuar en el mercado con sentido de la oportunidad. Todo lo que usted debía hacer era comprar cuando la gente estaba vendiendo y vender cuando la gente compraba.

Naturalmente, ir contra la multitud es más fácil de decir que de hacer. Por eso a los mejores inversionistas profesionales les gusta decir que invertir exitosamente es "simple pero no fácil".

Los seres humanos están programados para ir con la manada. Durante millones de años, cuando la manada protagonizaba una estampida, lo más inteligente no era quedarse por ahí y esperar para descubrir el motivo. Lo más inteligente era correr.

Y así es cómo actúan en la bolsa también. Pero cuando hablamos de invertir, es una mala idea. Sus sentimientos son una mala guía. Y no hay seguridad en los números.

A menudo me sorprende la forma en que la mucha gente todavía hace caso de sus instintos en estos asuntos. Durante el boom inmobiliario, todo lo que escribía cuestionando los precios de las casas automáticamente generaba reacciones severísimas. Hoy cualquier cosa que escriba que sea positiva respecto a comprar una casa genera una respuesta similar. (Confieso que de por sí esto me hace sentir optimista).

Cuando el mercado bursátil estaba en lo más profundo de su crisis y con precios muy bajos, a comienzos del año pasado, señalé que incluso las más sólidas de las acciones de primera línea se estaban vendiendo baratas. Mi casilla de correo electrónico se llenó de mensajes de gente que me decía que era un idiota, y que Kellogg (entonces a US, hoy a US) o Procter & Gamble (entonces a US, ahora a US) o Kraft Foods (que estaba a US y hoy a US) estaban condenadas como todo lo demás.

Pero, como revela la investigación de TrimTabs, nuestros sentimientos son una guía terrible en estos asuntos. Incluso durante una década sin cambios, la gente podía ganar dinero simplemente yendo en contra de la manada. No necesitaban saber nada más. No necesitaban modelos cuantitativos, un doctorado en astrofísica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), información confidencial o un acceso privilegiado a datos. ¿Todo ese dinero invertido en investigación sobre valores? Todo lo que necesitaba era mirar los más recientes números del Investment Company Institute, que mostraban si la gente estaba poniendo dinero en los fondos bursátiles o retirándolo. Y luego hacer lo contrario.

La semana pasada estuve en Londres, visitando a uno de los mejores inversionistas que haya conocido. Peter maneja dinero en representación de un pequeño número de clientes ricos.

Evita la publicidad (y pide que no mencione su nombre). Administra dinero desde hace 40 años. Hace diez años me dijo que vendiera acciones del Nasdaq y comprara oro.

Durante la cena, mientras reflexionaba durante su larga carrera, me dijo que a medida que pasaron los años ha aprendido que invertir bien es todavía más fácil de lo que solía pensar. Abandonó todo los trucos sofisticados que había intentado usar cuando era joven. Ahora se aferra al valor y va contra la corriente.

¿Qué le gusta ahora? Le gustan algunas acciones de primera línea, porque están razonablemente baratas y nadie más parece estar interesado en ellas. Evita los mercados emergentes que están de moda. Y ha estado construyendo lentamente una posición en Japón. ¿Por qué? "Porque todo el mundo lo odia", explica. "Hace veinte años que es un mercado bajista. Es barato. Y el típico administrador de fondos preferiría chupar un limón antes que invertir en Japón", sostiene.

La reacción de la mayoría de la gente probablemente sea encogerse de hombros y olvidarse del tema. Japón está tan terminado, después de todo. ¿Por qué querría usted invertir en Japón? Nadie quiere a Japón.

12/12/2010 21:03 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un gráfico revelador: por qué Alemania tiene derecho a decirnos algo

Valor AñadidoS. McCoy

Un gráfico revelador: por qué Alemania tiene derecho a decirnos algo

 

@S. McCoy .-Experto financiero que escribe Valor Añadido. Es un incisivo analista que despertó el interés de nuestros lectores con sus brillantes y didácticos artículos sobre empresas, sectores y tendencias del mercado.

Leo en la prensa del lunes, y más en concreto en la Crónica de Casimiro García Abadillo en El Mundo, cómo nuestro gentil Presidente del Gobierno mantuvo el jueves víspera del caos aéreo que un servidor padeció estoicamente, una “larga y dura conversación con Angela Merkel”. Según comenta el articulista, “había que hacer entender a la canciller alemana que España estaba dispuesta a hacer sacrificios pero que Alemania debía poner de su parte”. Con un par. Es el problema de este “hombre de voluntad frágil, angustiado por la presión familiar que va a terminar haciendo bueno a Aznar”, como me lo definía un preboste patrio que le conoce bien con el que tuve ocasión de desayunar en la Ciudad de los Rascacielos: que no se entera de qué va esta fiesta y se dedica a comprar el discurso de la progresía más rancia, aquella que olvida la particular travesía en el desierto que pasó Alemania a cuenta de la integración de la parte oriental con crecimientos de su economía cercanos al 1% durante más de una década.

Como en el cuento de la cigarra y la hormiga, la llegada del invierno financiero ha provocado que un coro de plañideras llamen al Muro de Berlín en busca de auxilio, bien por acción, contribución al Fondo de Rescate comunitario y tolerancia frente a la emisión de Eurobonos (que… ¿quién respaldaría? Ah, vaya), u omisión, solicitud de que haga la vista gorda ante los excesos de déficit y deuda pública acumulados en los últimos tres años. Parecen olvidar que es precisamente la aplicación de unas recetas a la alemana, sacrificio acompañado de un cambio de modelo económico y/o productivo que siente las bases para una mayor estabilidad ante los vaivenes del ciclo, lo que muchos de esos países han de poner en práctica. Y que, como el holgazán de la moraleja infantil, sólo cuando la necesidad aprieta se puede doblegar la falta de voluntad de cambio de esa mediocridad política que rige tales estados, incapaz de ver más horizonte que la siguiente elección aferrada como está al sillón.

Es evidente que es Alemania la que más tiene que perder en el caso de una quiebra de la hasta ahora, fuera de la moneda única, entelequia europea. No hay que olvidar que es el principal acreedor de la Eurozona y que el balance de sus entidades financieras está repletito de deuda de la periferia comunitaria de modo tal que un quebranto sustancial de los deudores podría llevarse por delante a tales tenedores. No sólo eso, es la nación que más ha apostado por la construcción de la Unión, entre otras vías, a través de la financiación del desarrollo de sus regiones más pobres a fondo perdido… pese a sus propias dificultades internas. Una actitud, perseverante en el tiempo, de la que España ha sido una de sus principales beneficiadas. Sorprende como se acepta como lógica la asimetría entre su contribución, que se acepta a manos llenas, y su exigencia que se censura como ilegítima, como un atentado contra la soberanía nacional. ¿De qué estamos hablando?

Pues de esto. El cuadro lo tomo prestado de Credit Writedowns, el siempre interesante blog de Edward Harrison. Es de cierre de 2008, cuando la crisis se creía más financiera que soberana, matiz no poco importante para comprender lo que les quiero decir.  Fue el ejercicio de la caída de Lehman, aquél en que varios Landesbank y bancos cotizados alemanes estuvieron en la cuerda floja y su sistema bancario peligró por completo. Pues bien, miren cómo fueron las transferencias fiscales en el seno de la Unión. En la parte superior, los que aflojaban el bolsillo. En la inferior, los que ponían la mano. Alemania aportó más del doble de recursos que el siguiente en la lista, la endeudada Italia. Destacan igualmente Francia y Holanda. Por el contrario, Grecia, Polonia, España y Portugal fueron los principales receptores de la hucha común. Año de tremenda incertidumbre en el que economías más abiertas como la teutona vieron cómo se colapsaba su PIB. Y aún así. Después de esto, ¿no creen que se ha ganado el derecho, al menos, a decirnos algo? Pues va a ser que sí.



Más en 
http://twitter.com/albertoartero y en la cuenta de Alberto Artero en Facebook

14/12/2010 19:23 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

El Banco Central de Europa rescata a España pero esto no va a ser bastante.

20101217221130-foto-grafico-bolsa.jpg

14 de diciembre de 2010

El Banco Central de Europa rescata a España

Printer-friendly versionSend to friend Comparte esto

por Lorenzo Bernaldo de Quirós

Lorenzo Bernaldo de Quirós es presidente de Freemarket International Consulting en Madrid, España y académico asociado del Cato Institute.

El Banco Central Europeo ha decidido prolongar las medidas extraordinarias adoptadas a raíz de la crisis financiera. Ahora, ante el peligro de contagio del riesgo soberano irlandés al resto de los países de la periferia, el BCE ha activado el Securities Markets Programme, la compra bonosde los estados de la Eurozona, y ha reafirmado su oferta de liquidez a las entidades crediticias que lo necesiten. La primera iniciativa consiste en monetizar deuda pública, esto es, en utilizar la máquina de imprimir billetes para financiar el endeudamiento de los Estados. Esto constituye un flagrante incumplimiento de su estatuto fundacional, una convalidación de las políticas económicas de los países indisciplinados e incapaces de acometer las reformas estructurales y un precedente muy inquietante a la vista de cómo ha evolucionado la estrategia de quantitive easing instrumentada por la Reserva Federal de los EE.UU. En pleno proceso de deconstrucción institucional de la UE, le ha tocado el turno a la entidad presidida por Monsieur Trichet, último bastión de la constitución económica creada alrededor del euro.

La actuación del BCE tiene un objetivo único: Evitar una potencial suspensión de pagos de España. El European Financial Stability Facility tiene los recursos suficientes para rescatar a Grecia, a Irlanda o a Portugal pero no a la Vieja Piel de Toro cuyo PIB es superior al de esos tres países juntos. Además, las restricciones constitucionales y políticas impiden a Alemania ejercer el papel de prestamista de última instancia de la Eurozona. En este contexto, el contagio de la enfermedad irlandesa a Portugal y, lo fundamental, a España constituiría un torpedo a la línea de flotación del euro y, con él, a la estabilidad económico-financiera de Europa. Así lo habían descontado los mercados desde el inicio del programa de ayuda a Irlanda, convencidos de que los dos países ibéricos eran las siguientes piezas a caer en la diabólica partida de dominó, principiada con el rescate de Grecia hace año y medio. Si Portugal era intervenido, España iba detrás. Para evitar esta situación, el BCE ha acudido al rescate.

En este contexto, la estrategia de los banqueros centrales de Frankfurt supone asumir un criterio previo: La política económica del gobierno es insuficiente para estabilizar las finanzas públicas, relanzar el crecimiento y, por tanto, garantizar la solvencia del país en el corto, en el medio y en el largo plazo. En consecuencia existe el peligro de un súbito parón de los flujos de capital hacia España. Por ello, el Banco Central Europeo tiene que ofrecer a los mercados la confianza que el gabinete socialista no es capaz de obtener por sus propios medios. Esto significa que, por el momento, la economía española sólo tiene posibilidades de evitar una suspensión de pagos mientras se mantenga enchufada, de manera indefinida, al BCE. Aquí, el problema es la creación de una burbuja de deuda española y también la disminución de los incentivos del gobierno para acometer un plan de ajuste presupuestario riguroso e implantar las reformas estructurales necesarias para crecer y mejorar la competitividad. Si antes de contar con la red de seguridad del BCE, el gabinete liderado por el Sr. Rodríguez Zapatero no mostraba voluntad de caminar en esa dirección, es improbable que, ahora, convertido en el pilar sobre el que se sostiene la estabilidad de la Eurozona lo haga. La desaparición, temporal, de la amenaza de una intervención de la economía española por parte del FMI y la UE permite ganar tiempo al gobierno.

Dicho esto, la combinación “Rescate Multilateral/Financiación BCE” no constituye un punto final a los problemas. Grecia es de hecho insolvente a la vista de las recientes revisiones de sus datos de déficit, deuda pública y perspectivas de crecimiento. Antes o después habrá de reestructurar su endeudamiento. La asistencia externa a Irlanda no marca el fin de sus dificultades. Su endeudamiento consolidado y un sistema financiero quebrado la hacen también insolvente y candidata a reestructurar deuda en el medio plazo. Con los actuales tipos de interés y con unas previsiones de crecimiento planas, la solvencia de Portugal es cuestionable. En suma, las dos economías intervenidas hasta el momento, Irlanda y Grecia, y la firme candidata a seguirles por esa senda, Portugal, no tienen un problema de liquidez sino de solvencia y eso no se resuelve sólo con inyecciones de liquidez.

Guste o no, esa es en buena parte la situación de España: Un horizonte presupuestario incierto, siendo generosos, pese a las últimas medidas adoptadas; una ausencia de reformas estructurales capaces de estimular el crecimiento; una fuerte pérdida de competitividad acumulada; una enorme incertidumbre sobre las pérdidas reales y potenciales del sistema banca-cajas y, por tanto, la convicción de que su saneamiento y reordenación lleva un serio retraso; una tasa de paro del 20 por 100 y sin visos de reducirse…¿Con esos elementos es posible afirmar que España se enfrenta a una simple restricción de liquidez y que su solvencia está garantizada? Obviamente no y, por eso, porque sólo eso era posible, descartado por impracticable un rescate a la “griega, irlandesa o portuguesa”, el BCE ha actuado como lo ha hecho. Esto refleja la enorme gravedad de la situación española y la falta de credibilidad del socialismo reinante.

17/12/2010 22:11 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Europe's financial contagion.

http://www.washingtonpost.com/wp-srv/special/business/financial-crisis-in-europe/

Europe’s financial contagion

 

Europe’s financial contagion

By Neil Irwin

Greece sneezed, and now most of Europe has a cold. The European debt crisis has already spread like a virus from Greece to Ireland, and other countries are now at risk: Portugal, Spain, and Italy are probable candidates for financial problems. Economists call this the “contagion effect.” How does this spread? Some of it has to do with confidence. When investors see one country encounter financial problems, they may doubt the health of other countries that seem to share economic or even political characteristics.

Contagion also has much to do with actual economic links among countries. Researchers have identified financial ties in particular as responsible for the “fast and furious” spread of crisis from one country to another. Trading activity between countries, however, can propagate economic sickness more slowly.

    Who's exposed?

  • Through banking
  • Through trade

When an ailing country becomes over extended and unable to handle its debt, banks and other financial firms that have lent it money could be exposed to major losses. This could unsettle the home country of the banks or even spread the troubles to a third country. That can occur, for instance, because banks may try to cover their losses in one country by calling in loans in another.

Loans extended as a percentage of GDP

Taking their temperature

When investors begin to lose confidence in a country’s ability to pay off its debt, they demand higher interest rates on the country’s bonds to cover the risk of loaning it money. When its borrowing costs rise, an ailing country has an even harder time raising money to pay off the debts it has. Borrowing costs are up this year in European countries considered more vulnerable as investors look to put their money somewhere they think is safer.

Borrowing costs 10-year bond yield spreads over benchmark German bonds

NOTE: Bank loan figures are the total outstanding as of June 2010. Export figures are annual, 2009.
SOURCES: Global Trade Information Services, CIA World Factbook, Bank for International Settlements.
GRAPHIC: Wilson Andrews and Alicia Parlapiano / The Washington Post - Dec. 3, 2010.
18/12/2010 12:31 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Eurokrise kann Deutschland nicht viel anhaben.

Konjunktur

Drucken Bewerten   Autor: Anja Ettel und Martin Greive| 18.12.2010

Eurokrise kann Deutschland nicht viel anhaben

Die Schuldenkrise erschüttert den Euro-Raum, ganze Staaten fürchten die Pleite. Nur Deutschland geht es prächtig. Kann das so weitergehen?

Was für ein Kontrast: Während in Brüssel die Staats- und Regierungschefs Ende dieser Woche darum rangen, wie das Jahrhundertprojekt Euro zu retten sei, strotzt Deutschland – immerhin die größte Volkswirtschaft des angeschlagenen Euro-Raums – nur so vor Kraft. Der Ifo-Index als wichtigstes Stimmungsbarometer deutscher Unternehmen stieg in dieser Woche zum siebten Mal in Folge und erreichte den höchsten Stand seit der Wiedervereinigung.

Foto: dapd Der deutschen Wirtschaft geht es trotz Eurokrise glänzend

„Die Konjunktur ist das reinste Wintermärchen“, jubelte Ifo-Chef Hans-Werner Sinn. Ähnlich eindrucksvoll präsentierte sich der Einkaufsmanagerindex des Informationsdienstes Markit, der als guter Frühindikator für die Industriekonjunktur gilt. Nach einer Schwächephase im Spätsommer kletterte der Index diese Woche wieder auf ein Niveau, das in den Nullerjahren nur ein einziges Mal – im April 2000 – erreicht worden war. Katerstimmung, Krisensorgen? In den Vorstandsetagen deutscher Konzerne und Mittelständler findet sich davon keine Spur.

Im Gegenteil: Zuletzt schien es fast so, als würde die Krise der Gemeinschaftswährung die deutsche Wirtschaft sogar beflügeln. Steigende Industrieproduktion, wachsende Auftragseingänge und eine schier überbordende Stimmung bei Unternehmen und Verbrauchern stehen in scharfem Kontrast zur Misere vieler Euro-Partner. Doch daraus nun zu folgern, Deutschland sei womöglich sogar ein Gewinner der Krise, wäre ein Trugschluss.

Konjunktur

Zugegeben – ein wenig schmeichelt es schon, dass Deutschland, einst als „kranker Mann Europas“ verlacht, in diesem Jahr zum „Powerhouse Deutschland“ geworden ist, wie das britische Wirtschaftsmagazin „Economist“ unlängst titelte. Knapp vier Prozent dürfte das Wachstum 2010 hierzulande betragen, fast doppelt so viel wie im Rest der Euro-Zone. Für 2011 erwarten die Ökonomen zwar ein gedrosselteres Tempo, die Spitzenposition unter den großen Euro-Mitgliedern wird das Land aber so schnell wohl nicht abgeben.

„Deutschland steht vor einer Reihe fetter Jahre mit einem kraftvollen Aufschwung, sinkender Arbeitslosigkeit und sinkenden Schulden“, sagt Carsten-Patrick Meier von Kiel Economics. Das Land, das im vergangenen Jahr noch in der tiefsten Rezession der Nachkriegszeit steckte, profitiert dabei durchaus auch von der Schwäche der anderen.

 

Vielen Euro-Mitgliedern geht es schlecht

Da es über Irland und Griechenland hinaus vielen Euro-Mitgliedern wirtschaftlich eher schlecht geht, muss die Europäische Zentralbank (EZB) die Leitzinsen weiterhin auf dem Rekordtief von einem Prozent halten. Für den Euro-Raum insgesamt mag das angemessen sein. Auf die boomende deutsche Wirtschaft wirken die extrem günstigen Finanzierungsbedingungen allerdings wie ein zusätzlicher Treibstoff, der Investitionen, Stellenaufbau und letztlich auch das Wachstum weiter befeuert.

Wie weiter mit dem Euro?

Auch der Wechselkurs spielt der deutschen Wirtschaft in die Hände. Zwar ist der Kurs des Euro längst nicht so schwach, wie man es angesichts der Fülle von Krisengipfeln vielleicht denken könnte – zuletzt lag der Wechselkurs bei 1,32 Dollar und damit fast zehn Prozent höher als zu Beginn der Schuldenkrise im Mai. Doch solange Europa schwächelt, ist das Risiko einer deutlichen Aufwertung begrenzt. Deutschland als Export-Vizeweltmeister profitiert davon, denn ein günstiger Wechselkurs verbilligt die Ausfuhren.

Gleichzeitig wirkt sich die Krise vieler Euro-Partner bisher gering aus. „Bei Griechenland oder Irland ist der Anteil deutscher Exporte relativ klein, deshalb betrifft ihre Schwäche die hiesige Wirtschaft nicht so stark“, sagt Andreas Rees, Chefökonom Deutschland von Unicredit. Wichtiger sei, dass das Land die Exporte nach China oder Indien ausgeweitet habe. Die größte Hoffnung aber dürfte Deutschland wohl daraus schöpfen, dass erstmals seit Jahren die Binnenkonjunktur in Gang gekommen ist.

In Griechenland beginnt die dramatische Eurokrise

Das sind die wichtigsten Etappen der Eurokrise...

Mit knapp drei Millionen Jobsuchenden ist die Zahl der Arbeitslosen so gering wie seit 1992 nicht mehr. Die sinkende Furcht vor dem Jobverlust und die Aussicht auf steigende Löhne und Gehälter beflügeln den privaten Konsum. „Die mageren Jahre sind vorbei“, sagt Holger Schmieding, Chefökonom der Berenberg Bank. „Wir kommen zurück zum Normalfall. Und der ist, dass auch in Deutschland der private Verbrauch ordentlich wächst.“ Kiel Economics rechnet damit, dass die Lohntüte der Arbeitnehmer zwischen 2010 und 2015 um ein Fünftel größer wird.

Was gerade Politiker aus dem Ausland schon lange fordern – Deutschland müsse sein Geschäftsmodell stärker auf den Konsum ausrichten – könnte also Wirklichkeit werden. Das Land würde tatsächlich zur Konjunkturlok Europas. Doch es gibt – neben den üblichen Risiken etwa durch steigende Rohstoffpreise oder einen Einbruch Asiens – eine Gefahr, die alle konjunkturellen Traumszenarien für Deutschland überschattet: die Staatsschuldenkrise. „Kurzfristig hat Deutschland von der Euro-Krise profitiert“, warnt Michael Heise, Chefvolkswirt der Allianz. „Aber daraus den Schluss zu ziehen, Deutschland sei ein Gewinner der Krise, wäre absurd.“

 

Deutschland ist vom Euro-Raum abhängig

Das verrät schon ein Blick in die Zahlen. Denn trotz der Expansion in die Schwellenländer und trotz aller Erfolge beim Konsum: Über 40 Prozent seiner Exporte liefert Deutschland nach wie vor in den Euro-Raum. Eine Rezession in Spanien, Italien oder gar Frankreich würde schnell auch das hiesige Wachstum bremsen. Einen Vorgeschmack darauf könnte 2011 liefern, wenn die Sparprogramme vieler Euroländer erst richtig greifen und die dortige Nachfrage dämpfen.

„Die deutsche Wirtschaft könnte noch viel stärker wachsen, wenn die Betriebe mehr in die betroffenen Länder exportieren könnten“, sagt Gustav Horn, Direktor des Instituts für Makroökonomie und Konjunkturforschung (IMK). Zudem besteht nach wie vor die Gefahr, dass die Euro-Krise – ähnlich wie das Finanzdesaster um Lehman Brothers vor zwei Jahren – doch noch eskaliert. Wenn etwa das kriselnde Spanien fällt, könnte das Europas Finanzwelt ins Wanken bringen. Deutsche Institute blieben davon nicht verschont.

Gut möglich, dass die Unsicherheit über die Zukunft des Euro schließlich auch die gute Stimmung der deutschen Unternehmen und Verbraucher zerstört. An den Finanzmärkten jedenfalls steigen die Zinsen auf deutsche Staatsanleihen inzwischen wieder, weil Investoren fürchten, dass Europa zur Transferunion wird – zulasten Deutschlands. Spätestens 2013 dürfte sich entscheiden, ob wir zur Kasse gebeten werden.

Dann wird der europäische Rettungsschirm in einen dauerhaften Krisen0mechanismus umgewandelt, und Länder wie Irland müssen beweisen, ob sie ihre Sparversprechen einhalten können oder einen Schuldenerlass brauchen. In diesem Fall würden die Garantien Deutschlands fällig werden. Auch eine Umschuldung könnte Sparer und Banken Milliarden kosten. Die Folge wäre womöglich eine Finanzkrise, die auch die Konjunktur in den Abschwung reißen könnte.

Die Ökonomen gehen in ihren Prognosen für die kommenden zwei Jahre nicht von solchen Szenarien aus. Die Wette lautet: Die gute Stimmung im Land wird nicht so schnell abebben – wenn die Euro-Krise nicht weiter eskaliert. Und wenn die Krisenländer ihre Nothilfe und sonstigen Schulden zurückzahlen. Das freilich sind zwei große Wenns.

Die Daten der Euro-Länder
19/12/2010 10:34 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Euro Bailout — Will U.S. Have to Step Up to the Plate?

December 13, 2010

 

In a crisis, worst-case scenarios can be dangerous because they distract the public and policymakers from the mundane task of wrestling with immediate problems. However low the probability, if the European sovereign debt crisis rapidly cascades from bad to worse, the United States could be called upon for help  in another massive bailout.

If efforts to stem the current bleeding in Europe fail; if Portugal, then Spain, and perhaps others need outside assistance, existing European bailout funds may be stretched too thin. Europe may be forced to look for more help from the International Monetary Fund (and by extension the U.S. Treasury), the U.S. Federal Reserve and China. How Washington reacts could have grave foreign policy and economic consequences.
 
In May, the 16 countries that use the euro established the European Financial Stability Facility, which amassed roughly 9 billion in pledges that can be used in conjunction with billion backed by the EU budget and 9 billion from the International Monetary Fund, creating a trillion pot of money available for lending to beleaguered European states.

 

The question now is whether this financial safety net will be sufficient. Both the Greek rescue package late last year and the recent Irish bailout cost more than first advertised. Some initial estimates put Dublin’s needs at 0 billion. Its final price tag was 2 billion.

And Europe’s costs may continue to grow. The repayment schedule for Greece’s 5 billion loan may be extended, effectively raising the cost to lenders.

Assumptions about future demands could be too optimistic or too pessimistic. But Nomura, the Japanese investment bank, estimates that bailouts of Portugal and Spain could total more than 0 billion, leaving no cushion for other contingencies. 

“You can never use your last dollar, or euro … Markets would immediately come to the conclusion that there was no money left,” warned Kenneth Courtis, founding partner of Themes Investment Management. “Markets would then riot.”

“The more countries need access to it, the less capital is available, because every time a country is a recipient of funds, it drops out of the pool that contributes to the loan guarantees.”

The adequacy of the European safety net to deal even with Spain assumes that the European Financial Stability Facility could lend up to or near its limit and still maintain its triple-A bond rating. In reality, it would likely lose that rating and the ability to lend at reasonable rates before it ran out of funds.

Pledges backing Europe’s current pot of bailout money come from some governments, such as Spain and Italy, that could soon become borrowers themselves, effectively depleting available resources. “There is an imbedded contradiction in the way the EFSF has been structured,” said one international financial official.

“The more countries need access to it, the less capital is available,
because every time a country is a recipient of funds, it drops out of the pool
that contributes to the loan guarantees.”

 

“The more countries need access to it, the less capital is available, because every time a country is a recipient of funds, it drops out of the pool that contributes to the loan guarantees.”

It could get worse. “If Spain and Italy have to be bailed out,” said Courtis, “immediately France and Germany would be on the firing line. They do not have the type of resources required to bail out Spain and Italy without themselves getting into very, very serious financial trouble.” In the face of such demands, Europe’s bailout fund could prove woefully inadequate.

European economists are now speculating about ways to give their financial authorities more ammunition. Klaus Zimmerman, president of the German Institute for Economic Research in Berlin, has suggested doubling available resources to trillion. Axel Weber, the German member of the European Central Bank’s Governing Council, has said that if available funds prove insufficient, “I am convinced euro zone states will do what is necessary to protect the euro.

19/12/2010 15:39 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Unless it is a lot bolder, the euro zone risks being overwhelmed by the markets.

Charlemagne

Fighting fire with fire

Unless it is a lot bolder, the euro zone risks being overwhelmed by the markets

IT WAS the Great Fire of 1666 that prompted the establishment of London’s modern fire brigade, organised at first by private insurers, but later coming under public management. In Paris, on the initiative of Louis XV, the pompiers have been fighting fires since 1733. Few Europeans today could imagine a city without a public firefighting service, or a home without fire insurance. But when the architects of the single currency built the euro, they thought that sharing the risk of disaster might merely encourage recklessness and even arson. Better than this moral hazard was to make each country master of its own fate. Why should those living in brick houses save the feckless in their wooden huts?

Now that a great financial blaze has taken hold, the euro zone is facing its 1666 moment. Unless tamed, the conflagration might not spare anybody. The interconnectedness of Europe’s banks (see article), encouraged by the single currency, is acting as a combustible channel for flames to travel from building to building. Greece and Ireland have already gone up in smoke. The flames are licking at Portugal and Spain; Italy and Belgium worry that they might be consumed too. Despite the cries for help, Germany, the great lord in town, does not want to spend more treasure saving its neighbours. Yet even German bond yields are starting to rise.

“We have to stop the bush fires turning into a Europe-wide forest fire,” declares Olli Rehn, the European Union’s economics commissioner. Prevarication makes matters worse. The euro zone’s actions have been hesitant and haphazard. It belatedly improvised to contain the blaze in Greece this spring and then put together €750 billion (0 billion) in bail-out funds, now being drawn on for Ireland. The EU urges all to protect themselves by cutting budget deficits. It plans closer scrutiny of national budgets and economic policies, and tougher sanctions for miscreants. Yet a better fire code in future may not quench today’s fire.

Angela Merkel, Germany’s chancellor, has taken to denouncing fleeing investors, threatening to make them pay. Her menaces only make them run faster. Their panic is caused not just by fear that some countries cannot repay their debts, but also by scepticism about politicians’ ability to do very much to help. One can almost hear London’s Lord Mayor in 1666, as recorded in Pepys’s diary: “Lord, what can I do? I am spent. People will not obey me. I have been pulling down the houses. But the fire overtakes us faster than we can do it.”

Jean-Claude Juncker, the prime minister of Luxembourg, certainly looked spent when, after chairing a meeting of euro-zone finance ministers on December 6th, he said he had “no new decisions” to announce. Only hours earlier, Mr Juncker had surprised his colleagues in an article co-written with Italy’s finance minister, Giulio Tremonti, urging euro members to issue collective Eurobonds. Such “E-bonds” might eventually account for up to 40% of the euro zone’s GDP.

The idea is a variation on a proposal made in May by the Bruegel think-tank in Brussels, which suggested a limit of 60% of GDP for pooled “blue” bonds. These would clearly reduce interest rates for weaker countries, but even stronger ones might benefit from the existence of a larger and more liquid market. “Red” bonds over the debt threshold would become especially risky, encouraging discipline without causing outright collapse.

Mr Juncker and Mr Tremonti suggested that their plan would “send a clear message to global markets and European citizens of our political commitment to economic and monetary union and the irreversibility of the euro.” Instead the Germans, Dutch and Austrians sent the authors a clear message to shut up. The most creditworthy countries in Europe do not want to muddle their debt up with that of the biggest credit risks. Another idea that went unheeded was the call, made quietly by the IMF and more loudly by Belgium, for the bail-out fund to be enlarged. “We can’t have a new debate every week,” complained Germany’s Wolfgang Schäuble. Better to complete the measures in hand and see if they work. But in the view of the IMF’s boss, Dominique Strauss-Kahn, such a piecemeal approach is dangerous. A “comprehensive solution” is needed.

Trichet le pompier

For the moment the task of fighting the flames is falling largely to Jean-Claude Trichet, president of the European Central Bank. The Frenchman has been dousing the financial system with liquidity and buying up the government bonds of troubled countries. To critics, including some members of his own board, this risks stoking inflation and turning the ECB into a “bad bank” in which rotten assets just pile up. To supporters, though, Mr Trichet is the hero of the hour for resorting to unorthodox policies even as others dither. He has been chosen as the winner of the Charlemagne prize, conferred by the German city of Aachen for outstanding contributions to European unity. It was bestowed on the euro in 2002. Now Mr Trichet is being honoured for trying to save it.

Using the ECB to back sovereign debt might be seen in some quarters as another stealthy step towards fiscal union. One more foundation stone quietly being laid is the first issuance next year of common bonds, for Ireland, by the European Financial Stability Facility. One way or another, say enthusiasts, a Eurobond is just a matter of time. That might provide an insurance policy for the future. But what of the current inferno?

Some say that in the end a radical step may be needed: to restructure the debt of banks and governments alike. This would be like the garrison in the Tower of London bringing out gunpowder in 1666 to blow up nearby houses so as to create a true firebreak. That action, Pepys notes, “at first did frighten people more than anything, but it stopped the fire where it was done”.



from PRINT EDITION | Europ

20/12/2010 12:51 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Porqué el Gobierno tiene que mangonear en su pensión .Hay alternativas .El exitoso modelo chileno .


http://www.boards2go.com/boards/board.cgi?&user=cien

 

Posted on 21/12/2010 at 11:11:18 by Scalibur

Chile es un país admirable .Ha conseguido reducir la pobreza desde el 50% al 13% de la población con una politica de liberalización que ha sido seguida tanto por gobiernos populares como socialdemócratas .Su sistema de pensiones es único por su éxito e incluso podría ser copiado en Estados Unidos .Por cierto que no se forzó a nadie a aceptar nada :se le dió a elegir entre el sistema de capitalización individual o seguir enchufado al sistema de pensiones públicas .Por cierto que el 80% eligió el primero .Eso permitió al Estado destinar un 25% más de fondos para las pensiones no contributivas ,es decir a los más pobres .

http://www.plataforma.uchile.cl/fg/semestre2/_2004/desafios/modulo4/clase1/doc/01_prologo.pdf

21/12/2010 11:23 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Fitch rebaja el rating de Portugal por el lento recorte del déficit

Dow Jones Newswires

Fitch Ratings ha bajado la calificación crediticia de la deuda pública de Portugal, debido a que el país está llevando a cabo una reducción más lenta de lo esperado del déficit y también por el "entorno financiero mucho más difícil" al que se enfrentan el gobierno y los bancos del país.

La agencia de calificación también mostró su preocupación por el "deterioro de la perspectiva económica a corto plazo". Las agencias de calificación y los inversionistas han mostrado su preocupación por las débiles perspectivas de crecimiento, ya que el gobierno apenas ha progresado hasta el momento con sus reformas de fomento del crecimiento para contrarrestar el lastre fiscal de su programa de austeridad.

Fitch ha rebajado el rating en un peldaño, hasta A+, con lo que queda cuatro escalones por debajo de la nota máxima de AAA. La rebaja se realizó después de que Standard & Poor's Ratings Services y Moody's Investors Service advirtieran el pasado mes que podrían recortar las calificaciones de la deuda soberana del país.

[Portugal] Zuma Press

El primer ministro de Portugal, José Sócrates.

El programa de consolidación fiscal de Portugal pretende reducir el déficit del país hasta dejarlo en el 3% del Producto Interno Bruto para 2012 y en el 2% para 2013. El gobierno también planea que la deuda estatal toque techo en el 86% del PIB en 2012. Pero Fitch, que tiene una perspectiva negativa para los ratings de Portugal, dijo que podrían hacer falta medidas adicionales para que el gobierno cumpla sus objetivos de déficit.

Si el país no logra cumplir sus objetivos de déficit y déficit estructural de 2011, se reduciría la confianza en la sostenibilidad a medio plazo de las cuentas públicas que sostiene los actuales ratings de Portugal, advirtió Fitch.

El gobierno ha demostrado que puede mantener el acceso a la financiación en el mercado, aunque a un alto coste, durante la crisis.

Actualmente, Fitch espera que la economía lusa entre en una recuperación sostenible a partir de 2012 que, junto con los esfuerzos de reducción del déficit, dejarán a la deuda pública y la extranjera en una situación sostenible.

La rebaja de Fitch a Portugal ha sido la segunda realizada el jueves a un país europeo, ya que anteriormente rebajó la calificación de Hungría a BBB-, a tan sólo un escalón de la calificación de basura. Fitch advirtió que rebajará nuevamente el rating de Hungría a menos que el nuevo gobierno ponga en marcha medidas creíbles de consolidación fiscal a medio plazo.

23/12/2010 20:46 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Euro to Overcome Current Crisis, China Ambassador Says

Euro to Overcome Current Crisis, China Ambassador Says

Dec 24, 2010 6:53 am ET

(Adds the ambassador’s comments in second paragraph.)

Dec. 24 (Bloomberg) -- The euro will overcome the region’s deficit crisis and support the stability of the international monetary system, said Song Zhe, China’s ambassador to the European Union.

The strengthening of the euro’s status will help “promote the building of a diversified global currency system,” Song said in a statement on the Foreign Ministry’s website yesterday.

Vice Premier Wang Qishan said on Dec. 21 his nation has taken “concrete action” to help the EU address its debt crisis. China is willing to invest 4 billion euros (.3 billion) to 5 billion euros in Portuguese government debt in the first quarter of next year, Jornal de Negocios reported on Dec. 16, without saying where it got the information.

The EU is China’s largest trading partner, with bilateral trade increasing 33.1 percent in the 11 months through November from a year earlier to 3.88 billion, China’s customs department said Dec. 10.

The euro gained for the first time in eight days versus Japan’s currency before Dec. 29 reports forecast to show European inflation pressures accelerated last month and German consumer prices rose. The currency climbed 0.2 percent to 108.93 yen.

Europe’s M3 money supply, which the European Central Bank uses as a gauge of future inflation, grew 1.6 percent in November from a year earlier, the most since September 2009, a Bloomberg survey of economists showed. The inflation rate in Germany, calculated using a harmonized European method, increased to 0.9 percent in December, according to a separate Bloomberg survey.

A press official with the State Administration of Foreign Exchange, who declined to be identified because of the agency’s rules, said last week the regulator doesn’t comment on speculation. It hasn’t replied to a fax seeking comment on reports that China plans to buy Portugal’s debt.

--Jiang Jian-Guo, Judy Chen. Editors: Sandy Hendry, Ven Ram

24/12/2010 15:26 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Zapatero contra el Mundo.

20101225123239-zapatero-merkel-dentro.jpg

 

@S. McCoy - 25/12/2010 06:00h

Se ha cumplido el guión. Toda crisis financiera termina, antes o después, derivando en una crisis soberana. Está escrito en las ecuaciones fundamentales de la macroeconomía. Como regla general, cuando el sector privado afloja, se activan una serie de estabilizadores automáticos que buscan compensar dicha menor actividad. Se trata de mecanismos asistenciales previstos para circunstancias de carácter coyuntural que tensionan las cuentas públicas por el lado del gasto. Un hecho que se ve agravado por la menor recaudación fiscal que acompaña cualquier episodio recesivo. El déficit en las finanzas de la Administración se convierte entonces en un mal necesario y transitorio que hay que tolerar.

Sin embargo, cuando la crisis se alarga en el tiempo y, además, afecta a ese sistema bancario comúnmente aceptado como aparato circulatorio del dinero en la sociedad, las posibilidades de que tal desequilibrio temporal se desmande se multiplican exponencialmente. Es necesario hacer un esfuerzo extra para evitar que el enfermo muera por falta de riego sanguíneo por una parte, y hay que tratar de establecer muros de contención al deterioro de ciudadanos de empresas con objeto de mantener la cohesión social, por otra. La tentación de adoptar medidas populares pero ineficaces, envueltas eso sí en la bandera de un neokeynesianismo tergiversado, es demasiado fuerte como para resistirse. España, sin duda, sucumbió a ella.

Frente a aquellas propuestas y reformas estructurales comúnmente aceptadas como única vía para cambiar el modelo productivo español, los dirigentes socialistas optaron por tensar la caja entregando dinero a fondo perdido a los ciudadanos sin distinción de sexo, raza, religión o condición económica, obviando el componente “productivo” de cualquier ayuda defendido por Keynes. No sólo eso, por si habían sido pocos los excesos cometidos en los últimos años por los Ayuntamientos, diseñaron un Plan E destinado a ratificar tales desmanes mediante la financiación de obras cuyo mantenimiento a futuro, en la mayoría de los casos, no podrán realizar. El resultado de tales políticas es conocido: del superávit presupuestario a un déficit superior al 10% del PIB, de una situación cómoda en términos de deuda a unos niveles preocupantes no tanto por el importe agregado, cuanto por la capacidad de repago del mismo en un entorno de paros del 20% sin visos de corrección en el futuro inmediato.

El Ejecutivo ha pecado no sólo por acción, sino también por omisión, al menos en lo que a los mercados financieros se refiere. Su incapacidad para comprender el papel que pueden llegar a jugar en circunstancias como las anteriormente descritas ha sido pueril, impropia de alguien medianamente viajado. Zapatero pensaba que serviría con ellos la misma estrategia de descalificación (malditos especuladores) y malabarismo dialéctico (puedo prometer y prometo) que durante tanto tiempo le había funcionado dentro de nuestras fronteras. Ahí fuera, lo que se quiere no es discurso sino acción, no voluntarismo sino ejecución, no conveniencia sino consistencia. Estar en el foco internacional es resultado, en gran medida, de esa idiocia intelectual que ha presidido su relación con las finanzas mundiales en los últimos dos años.

Combate a cuatro asaltos

Ahora nuestra economía se sitúa en el punto de mira, librando un combate a cuatro asaltos de los que, de momento, hemos perdido a los puntos los dos primeros. El primero tuvo lugar en mayo, a rebufo de la crisis griega, del desmoronamiento de la gran mentira por la que habían transitado las cuentas helenas desde el ingreso en la Unión. Una falsedad comúnmente conocida y aceptada por las instituciones comunitarias, comenzando por el Eurostat que no dudó en tolerar un hinchado artificial de su PIB incluyendo prostitución y juego para mejorar sus ratios. El fracaso de la heterodoxia provocó que toda la periferia europea fuera cuestionada. El diferencial con Alemania pasó de mediados de abril a principios del mes siguiente de 70 puntos básicos a 165, en un proceso simultáneo de mayor exigencia de rentabilidad a la deuda española (del 3,80% al 4,45%) y menor a la alemana, considerada como refugio (del 3,09% al 2,80%).

La presión de los líderes europeos y de otros dirigentes mundiales como Hu Jintao y Barack Obama se tradujo en la elaboración de una descafeinada reforma laboral, cuyos resultados hasta ahora son inexistentes, y la materialización de una suerte de Pacto de Estado con el PP para cerrar la reconversión de las Cajas de Ahorro antes del cierre de 2010. Respuesta de urgencia que pareció tranquilizar a las hordas financieras junto con iniciativas a nivel supranacional como la creación por parte de la UE y el FMI de un fondo de rescate dotado con 750.000 millones de euros de los que 80.000 irían a parar a las arcas griegas. Tarjeta amarilla. Se abría entonces un periodo de calma tensa que se habría de romper a finales del pasado mes de octubre al calor de las noticias procedentes de Irlanda donde, el exceso de ortodoxia a la hora de abordar su problema bancario, amenazaba con llevarse el país por delante. Comenzaba el segundo asalto.

 

En efecto, la débil tregua acordada antes del verano saltó entonces por los aires y, de nuevo, el retorno exigido a la deuda del tesoro español y el diferencial con respecto a Alemania se dispararon hasta tocar el 5,51% y los 280 puntos básicos en cierre diario respectivamente, desde los 4,07% y 157 de finales de aquel mes. La aportación de 70.000 millones a la isla para solventar el agujero de sus entidades financieras apenas sirvió para calmar las aguas. No en vano, para muchos observadores no precisamente sospechosos, Almunia entre otros, los dos grandes catalizadores que justificaron respectivamente el estallido de la crisis helena e irlandesa podían tener su espejo en España a través tanto de la incertidumbre sobre el verdadero estado de las finanzas de los entes regionales y locales como de las dudas sobre el balance de unos bancos y cajas cuyo riesgo promotor podría no estar adecuadamente reflejado. ¿Sospecha o certeza?

Pese a los cortafuegos que el Gobierno ha querido levantar deprisa y corriendo siguiendo las recomendaciones de terceros (supresión de ayudas, privatizaciones, estímulos fiscales, mayor transparencia y reforma de pensiones), la sospecha sigue ahí. Prueba de ello es que las tensiones sobre el rendimiento de nuestras emisiones apenas se han relajado. La pelea sigue, pese a que la mayoría de los traders han cerrado ya sus libros para lo que queda de año y se mantendrán al margen de los mercados hasta el próximo tres de enero. Será ése un día clave para saber de verdad cómo reaccionan los flujos de fondos globales a la apurada reacción de nuestros dirigentes. En cualquier caso, en el subconsciente colectivo quedan un hecho y un dato: el primero, nos han sacado tarjeta roja, la intervención política de España es ya un hecho indiscutible (de ahí el flagrante paso atrás en la proyección pública de ZP); y dos, hay que evitar por encima de todo que en 10 años toque el 7%, nivel que generaría una espiral negativa de pago de intereses que condenaría al fracaso cualquier esfuerzo de austeridad que se quisiera llevar a cabo. Palabras mayores. China vuelve a acudir al rescate.

Otros dos asaltos

Aunque se salvara este segundo round con la cabeza medianamente alta, quedarían dos asaltos adicionales. El primero a tres o cuatro meses vista, coincidiendo con la publicación por parte de la mayoría del sistema financiero de sus cuentas de final de 2010 y los fuertes vencimientos tanto públicos como privados previstos en abril/mayo. Si el rumor de que Banco de España está obligando a nuestras firmas a anticipar las pérdidas esperadas para los próximos dos años resulta cierto, podemos encontrarnos, por primera vez, con un pánico inversor que derive en ausencia real de financiación mayorista, en una necesidad efectiva y perentoria de recursos ajenos de carácter extraordinario para quieren evitar males mayores. Supondría pasar de las musas al teatro, de la intervención nominal a la efectiva por un importe que probablemente sólo se podría concretar vía avales y no ayuda directa si la Unión quiere seguir respondiendo a tal nombre. Una evolución radicalmente mejor de lo esperado de las cuentas públicas permitiría salvar esta complicada coyuntura.

Quedaría, finalmente, un cuarto y definitivo capítulo, al que el país llegaría a trompicones tras todo el recorrido anterior, salvo inesperada sorpresa positiva en la evolución de nuestra economía. Se situaría a comienzos del 2012, momento en el cuál habría una colectiva toma de conciencia de los problemas estructurales de España y del largo tiempo necesario para su necesaria corrección. Si para aquellas fechas el paro sigue por encima del 20%, el consumo permanece lánguido, la inversión privada tímida y las exportaciones no repuntan, el Quo Vadis Hispania? retumbará en los comités de inversiones de numerosas casa de análisis y podremos encontrarnos con un abandono del interés por nuestro país que nos condene a numerosos años de travesía por el desierto.

Sólo una abrumadora victoria de la oposición en las elecciones previstas para marzo de aquel año, acompañada de la incorporación al Gobierno de tecnócratas capaces de salvar esta nave y de radicales medidas de ajuste que conduzcan a un cambio de rumbo radical del modelo administrativo, el Estado del Bienestar y la configuración macro de España, permitirían recuperar la esperanza en los poderes legislativo y ejecutivo y romper con una dinámica en la que son terceros que velan por su interés a corto plazo los que imponen el camino por el que España ha de transitar en su futuro inmediato. Por soñar que no quede.

Intelligent Investing.

20101228123508-israel-investing.jpg

http://www.forbes.com/2010/12/17/levanon-tel-aviv-stock-echange-intelligent-investing-video.html

28/12/2010 12:35 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

EN 2.011 NO SE VERÁ EL FIN DE LA CRISIS DEL EURO .


Goldman Sachs :"Moreover, in Spain and Ireland are not too high a budget deficit problem, but too high a debt of the private sector. This problem will not get a harder Europe Stability Pact, but only by a better bank regulation in the handle".

 

http://www.facebook.com/people/Mateo-Mathaus-Mateo-Mathaus/100000865964289#!/profile.php?id=100000865964289

30/12/2010 14:21 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

España 2.011 : El ZPeor escenario posible .RESCATE CON QUITA .

20101230220622-68191.jpg


Posted on 30/12/2010 at 21:49:17 by Scalibur in :

http://www.boards2go.com/boards/board.cgi?user=Cien

La sombra del rescate se cierne sobre España

Los inversores huyen de la deuda española, que se tiene que colocar a unos tipos de interés que doblan ampliamente los de Alemania
El riesgo país superó el máximo histórico desde el euro

Confianza es la palabra clave, y los mercados internacionales, en realidad los grandes fondos de inversión, no tienen confianza alguna en la evolución de una economía española que, de la mano de un Ejecutivo liderado por José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho que la prima de riesgo de la deuda pública del Reino de España NO BAJE DE LOS 250 PUNTOS, en lo que podría ser el anticipo, según el economista Nouriel Roubini, de un futuro rescate financiero de la todavía undécima economía más grande del mundo.DECLARACIONES REALIZADAS HOY POR EL PRESIDENTE ZP ABONAN AÚN MAS ESTE DIAGNÓSTICO.

El implacable castigo de los mercados a la deuda española parece no tener fin, no se sabe si como antesala de un ataque al euro. Entre analistas hay consenso a la hora de señalar que la única solución es el lanzamiento por la UE de mensajes políticos inequívocos y conjuntos a los mercados.

En diciembre el pánico se disparó, por el miedo a que España, con una tasa de paro del 20,7%, el doble que el 10,1% de media de Europa, no genere el crecimiento económico suficiente para poder afrontar sus deudas en los próximos dos años. Y el riesgo país de España rompió sus récords negativos anteriores desde la introducción del euro hasta tocar los 311 puntos, según Reuters.

Esto significa que cuando España pide un préstamo al exterior podría tener que pagar un tipo de interés que llegó a superar el 5,7% a media sesión de ayer, cuando Alemania sólo paga por los mismos bonos a diez años el 2,7%. De seguir este encarecimiento de la deuda española, sí se podría dar el caso de que el Estado no pudiese hacer frente a la misma o tuviese que recortar sustancialmente el gasto social para abonar los intereses. Al mismo tiempo, una especie de seguro que garantiza cobrar la deuda en casos de impago, los tristemente famosos CDS, credit default swap, alcanzaban su tope en 373 puntos.

Para hacerse una idea de la aversión al riesgo que los inversores extranjeros han cogido a la deuda española basta recordar que hace un mes, a finales de octubre, el riesgo país de España en relación a Alemania, el país que más confianza suscita dentro de Europa, se movía sobre los 170 puntos básicos y los seguros de impago (CDS), en los 215 puntos.

Y aunque España es el primer afectado, el miedo a la deuda pública de los países de la periferia europea se contagió a Italia (210 puntos básicos en el riesgo país).

Deuda más cara En medio de la crisis y de los negros augurios sobre la necesidad de que España tuviese que ser rescatada el próximo 2011, el Gobierno se mantuvo a la expectativa, aunque el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, al final tuvo que salir públicamente y reconocer que el recrudecimiento de las turbulencias financieras sería "excesivamente preocupante" si el incremento del coste de emisión de la deuda española perdura en el tiempo, porque podría derivar en un encarecimiento de los créditos al sector público.

El problema es que la solución a los ataques a los países más débiles del euro sólo se pueden solventar con una actuación conjunta de la UE, con Alemania a la cabeza, y los analistas cuestionan el papel germano al que la situación actual no parece perjudicar especialmente.

Euro, a la baja Alemania no se muestra especialmente preocupada por las turbulencias financieras porque están produciendo un debilitamiento del euro frente a otras divisas - ayer la moneda única europea bajó hasta la cota de 1,30 dólares-, lo que incrementa la competitividad en precios de los productos germanos exportados. Y gracias a su gran labor exportadora, Alemania está creciendo este año a tasas del PIB que superan ampliamente el 3%. Otra cosa será si el tema degenera y se da un riesgo real de impago de alguna gran economía donde la banca alemana tiene prestados varias decenas de miles de millones de euros, caso de España.

Bolsa Hoy La Bolsa sufrió otro día más de castigo, sobre todo los grandes bancos, BBVA y Santander, que acumulan pérdidas bursátiles del 40% este año, y que bajó el 0,62% en el Ibex 35. En noviembre ha perdido el 14,3%, el peor mes desde octubre de 2008 y la caída de Lehman Brothers. En el mismo periodo, el Dax alemán ha subido un 1,3%.Pero es que en el año 2.010 el IBEX ha perdido un 17,34% la cuarta caida mas grande en el mundo.

Salgado A la vista de la coyuntura, la vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, no dudó en culpar a Irlanda y, veladamente, a la canciller alemana, Angela Merkel, de las "intensas turbulencias financieras" que vive la eurozona. En su opinión, el hecho de que Irlanda haya tenido que destinar un 20% de su PIB a sanear sus bancos y la propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, de que los inversores privados contribuyan a financiar los rescates de países han desatado la tormenta. Según Salgado, la mejor fórmula para calmar a los mercados sería la de "fortalecer el discurso europeo" y "evitar declaraciones extemporáneas", en nueva alusión velada a Merkel.

Los analistas coinciden en que la máquina burocrática que mueve la UE lleva meses alentando, con su falta de actividad y rapidez, a los especuladores financieros en su afán de ganar dinero apostando contra el euro. Los expertos del sector opinan que la falta de entendimiento entre los países miembros otorga una ventaja notable a los hedge funds atacantes de la moneda única porque creen que no hay una respuesta común de la UE. Después de Portugal, Italia se ha convertido en el nuevo objetivo junto a España.Aunque sus últimos datos de aumento del PIB y de las exportaciones la hace más fuerte.

Rescate Nouriel Roubini -uno de los pocos economistas que predijo la crisis financiera- ha dado la razón a los hedge funds que apuestan contra el euro al afirmar en Praga que España podría llegar a solicitar un rescate en un futuro no muy lejano. La pérdida de confianza no puede combatirse, según Roubini, con las medidas que hasta ahora han adoptado las autoridades comunitarias, como los sucesivos rescates a Grecia e Irlanda.

Por si esto fuera poco, se conoció un informe del Citi Bank que señala que España ya no está entre las diez economías más grandes del mundo, después de haber sido desplazada por India este año.

El informe del citado banco alimenta la desconfianza de los inversores en la deuda pública española pues el pesimismo inunda las previsiones económicas para la economía del Estado a medio plazo.

Previsiones a la baja La entidad mantiene que la economía española seguirá en recesión en 2011 al decrecer todavía un -0,1%. Con esta tasa negativa, Citi estima que el déficit se situará el año que viene en el 7,5% del PIB, un punto y medio por encima del 6% marcado en los planes del Ejecutivo. Para la entidad, "los pronósticos oficiales de crecimiento son demasiado optimistas, ya que la austeridad y el desapalancamiento privado van pasar factura al crecimiento en España. Es probable que sea necesario un plan de ajuste adicional para cumplir la meta de déficit del próximo año"

Por cierto que si hay RESCATE DE ESPAÑA LO SERÁ CON QUITA es decir que con pèrdida de lo invertido en deuda española por parte de los inversores .


http://www.diariodemercados.com/noticias/2010/diciembre/los-bancos-espanoles-tendran-problemas-en-2011-para-financiarse.php

30/12/2010 22:06 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris