Facebook Twitter Google +1     Admin

La Hiperinflacción ,su cercanía y sus consecuencias.

20101120160236-201011ldd001.jpg

¡Cuidado, la inflación tiene ancas de rana! Decálogo para estar preparado



A la verdad la llevan al matadero todos los días. La mentira recibe todas las atenciones y cuidados posibles y a la verdad la asesinan diariamente, en silencio. Y en ese silencio...



@Ricardo Santos - 20/11/2010 06:00h

Un monje que cambió su Ferrari por un pedazo de queso dijo una vez que si echamos una rana en una cazuela con agua excesivamente caliente, el anfibio percibirá el peligro y saltará inmediatamente para ponerse a salvo. Caso contrario, si la situamos en agua tibia y subimos la temperatura gradualmente… entonces el anfibio se quedará chapoteando tranquilamente, y acostumbrándose al cambio de temperatura, acabará por morir hervido.

 

Lo cierto es que, aunque no lo percibamos, los gobiernos suelen cocinarnos a los ciudadanos al fuego lento de la inflación, aumentando su liquidez en detrimento de nuestros ahorros. Gracias a esta inflación monetaria (la que no proviene de las preferencias de los consumidores y del ciclo económico), cada unidad de dinero vale menos con el paso del tiempo, lo que ayuda a llevar (encubiertamente) de una forma más liviana y apacible la carga del erario público.

 
En 1956 Philip Cagan estableció la definición clásica de hiperinflación: una subida mensual de más del 50% en precios (lo que equivale a un impresionante 12.875% anual). Está claro que en este escenario tercermundista, el valor del dinero se pierde antes de que la tinta se seque en los billetes (de muchos ceros) y la mejor inversión es una escopeta. Sin querer ser agoreros, ni llegar a esos extremos, creemos que es conservador prepararse para una versión mucho más diluida (pero no por ello menos peligrosa) de un shock de precios (una subida de precios súbita que genere una devaluación de la divisa y una subida de los tipos de interés, que es lo que sucede en la mayoría de estos casos), aunque tampoco sea nuestro escenario central.

 

Simplemente creemos conveniente establecer un pequeño decálogo de urgencia para estar preparados. Por si las moscas.  

   1.
      La primera regla de un escenario de inflación elevada es que un euro hoy es menos que un euro mañana por aumento del coste de la vida.
   2.
      La segunda regla es que un euro hoy es menos que un euro mañana también por el mero lapso temporal. El tiempo se come el dinero.
   3.
      Dos palabras: activos tangibles. Enfocarse en preservar el patrimonio. Invertir en sectores o bienes duraderos. Invertir en activos que pervivan y/o que vayamos a utilizar de todos modos y que sirvan durante mucho tiempo.
   4.
      Pensar en términos reales y en el largo plazo. Invertir pensando en el largo plazo, y sin dejarse engañar por la inflación: las inversiones a corto plazo darán resultados distorsionados (parecerán ofrecer beneficios, mientras que en realidad estamos teniendo pérdidas).
   5.
      Intentar, en la medida de lo posible, mantener el dinero en divisas que no vayan a devaluarse.
   6.
      Respecto al ahorro: en un shock de inflación el crédito se vuelve más escaso y caro (los inversores exigen más). Esto conlleva varias lecturas. Una, negociar duro los depósitos y conseguir una alta remuneración, para al menos en parte, seguir el ritmo de la inflación. La diversificación de depósitos en diferentes bancos es una buena idea ya que algunos bancos probablemente quebrarán. Dos, negociar una tasa fija aceptable para las deudas (si es posible) o liquidarlas (el coste de vida y los intereses subirán, haciendo más difícil el  servicio de la misma). Y tres, en la medida de lo posible pagar en cash (valdrá menos).
   7.
      Respecto a la inversión... Uno, tener cuidado con la compra de bonos: las altas tasas de inflación pueden destruir completamente el valor de los bonos a largo plazo (básicamente, una segunda derivada de pensar en términos reales, no nominales); y dos, saber, por el contrario, que la renta variable y los activos reales constituyen un buena protección sobre la inflación a largo plazo.
   8.
      No pensar en costes históricos. En tiempos de inflación elevada, no se funciona con LIFO o FIFO, si no con NIFO (Next In First Out), lo que importa no es lo que se ha pagado en el pasado, es el coste de reposición futuro.
   9.
      Ampliar el círculo de suministradores de capital (recordemos, crédito estrecho y caro), lo que incluye a establecer lazos con clientes y suministradores para dar mercado a los clientes y facilitar nuestras compras y las suyas.
  10.
      Vivir de manera racional: pensar en la cantidad y la frecuencia con que se necesita algo y luego comprar lo que se necesite, gastando en los no-recurrentes con moderación.   

Puede sonar a advertencia taciturna y alarmista. Como en el cuento de Pedro y el lobo, la reiteración de una amenaza que no se materializa pasa de ser considerada un elemento real a un simple desvarío. Lo mismo sucede con la inflación elevada… Hasta que un día llega. Y salta. Después de todo, la inflación también tiene ancas de rana.

20/11/2010 16:02 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris