Facebook Twitter Google +1     Admin

Si hay Inde habrá Guerra Civil en Cataluña...La gente sensata no se va a dejar pisotear por los nazizquierdislamistas...

Miembros de CDY, con Gerard Bellalta al frente, arrancan esteladas de las calles de Vilanova y se enfrentan a los radicales separatistas

Miembros de CDY arrancan una estelada en una calle peatonal de Vilanova i la Geltrú.

Miembros de CDY arrancan una estelada en una calle peatonal de Vilanova i la Geltrú.

Según Aristóteles, el Valor es el término medio entre la temeridad y la cobardía. Estas dos últimas pasiones implican exceso y defecto. Y es que el temerario peca por exceso al no temer lo que debiera; mientras que el cobarde lo hace por defecto ya que teme lo que no debe. Si nos acogemos a la definición aristotélica, Gerard Bellalta, presidente de Catalunya Desperta Ya! (CDY) merecería ser considerado como el principal exponente del valor temerario en Cataluña.

Acompañado por miembros juveniles de su partido, Gerrad Bellalta llevó a cabo este fin de semana lo que anunció en Alerta Digital: la retirada de esteladas de la vía pública. El temerario hecho tuvo como escenario Vilanova i la Geltrú, uno de los pueblos de la Cataluña nacionalista más profunda. Bellalta y los suyos no sólo retiraron esteladas de las calles de la localidad, sino que se enfrentaron a elementos radicales a lo largo de la noche. La actitud violenta de los radicales no impidió sin embargo que decenas de esteladas arrancadas en Vilanova i la Geltrú terminaran siendo devoradas por el fuego.

Los incidentes comenzaron cuando al filo de la medianoche del viernes, media docena de jóvenes separatistas descubrieron al grupo de CDY en plena “faena”. “Comenzaron a insultarnos y a amenazarnos. Les dije que un español como yo tenía más valor que un puñado de ratas como ellos y que se enfrentaran a mí uno a uno si tenían lo que tienen los hombres”. No hubo tal. Los vocingleros abandonaron el lugar de los hechos para reaparecer, sólo unos minutos después, acompañados por medio centenar de separatistas, con sus estrafalarias e inconfundibles vestimentas. 

Las esteladas fueron posteriormente quemadas.

Las esteladas fueron posteriormente quemadas.

Testigos presenciles confirman que la actitud de Bellalta disuadió a los jóvenes de cualquier acción violenta. ”Se limitaron a gritar y a proferir insultos contra mí. La mayoría se hallaba bajo los efectos de las drogas y el alcohol”, explicó el líder de CDY a nuestra redacción. El empresario y político barcelonés asegura por otro lado que “ni yo ni mi gente sentimos miedo en ningún momento, pese a nuestra inferioridad numérica”. Y añadió: “Cuando uno hace lo que debe, el miedo no tiene cabida. Era importante que les demostrásemos que las calles catalanas no pertenecen a esa gentuza”.

Tras lamentar que las instituciones catalanas apoyen la exaltación de la sedición y el odio antiespañol en los espacios públicos, Bellalta criticó a los mossos d’esquadra por su inacción en este tipo de incidentes. “La actitud de los mossos fue lamentable. Quisimos que los mossos tomaran los datos de quienes nos estaban amenazando de muerte y allí no se personó ninguno. La policía autonómica catalana es una policía política al servicio del separatismo”, subrayó.

Pese a los escarceos verbales y los amagos de violencia física, los radicales no impidieron que los representantes de Catalunya Desperta Ya’ lograran su objetivo de hacerse con un buen número de esteladas, que fueron finalmente quemadas en un lugar seguro.

Durante toda la noche, grupos de incontrolados se concentraron frente al domicilio de Gerard Bellalta en Vilanova, donde profirieron insultos contra él y corearon frases contra España y en favor de la independencia. Los Mossos no hicieron acto de presencia. Lo natural en Cataluña.

 
08/01/2013 22:59 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris