Facebook Twitter Google +1     Admin

España se juega estar en la Primera División Europea o en la Liga de los Parias Manirrotos..

20111113152412-cara-pintada-bandera-de-espana.jpg

Países manirrotos

En realidad, estamos ante una hoja de ruta diseñada desde Berlín -Francia es sólo el cooperador necesario- cuyo objetivo último es crear un Tesoro único europeo del que queden excluidos los países manirrotos y con graves problemas de competitividad. El proceso, como ha expuesto de forma brillante el eurodiputado José Manuel García Margallo, cuenta, al menos, con tres hitos. Un documento elaborado por dos diputados de la Asamblea francesa para Sarkozy, la posición de ese nuevo núcleo duro creado en Alemania bajo el cobijo de Hans-Olaf Henkel, ex presidente de la patronal germana, y la cumbre franco-alemana de agosto, en la que salió la firma decisión de poner una doble velocidad a la unión monetaria, pero sin romper el euro. Y en cuya posición de privilegio estarían, además de París y Berlín, Austria, Finlandia y los países del Benelux. Ese sería el núcleo duro del euro al que España sólo podría incorporarse si se hacen las cosas bien. O muy bien, como se prefiera.

Estamos ante una hoja de ruta diseñada desde Berlín y París cuyo objetivo es crear un Tesoro único europeo del que queden excluidos los países manirrotos y con graves problemas de competitividad.

En una palabra, se trata de poner en marcha un instrumento tipo Acuerdo de Schengen, por el que cada país decide integrarse al ‘núcleo duro’, pero siempre y cuando cumpla unos determinados criterios objetivos de convergencia: balanza de pagos, déficit público o endeudamiento. El país que quede fuera estará sometido a los rigores del mercado. Como siempre, inclementes. Tremonti, el ministro de Hacienda italiano, lo dijo en su día: "La salvación no vendrá de la mano de las finanzas, sino de la política. Pero la política no puede cometer más errores porque como ocurrió con el Titanic, ni siquiera los pasajeros de primera clase podrían salvarse solos".

Este es, en realidad, el problema de fondo. Europa ha abrazado la estrategia del Príncipe de Maquiavelo, que como se sabe ponía el acento en que lo importante es el objetivo, no los medios para lograrlo. Con mucha más gracia se lo decía Bob Paisley, el mítico entrenador del Liverpool, a un jugador que protestaba porque no jugaba en la posición que quería: “Si usted no sabe qué hacer con el balón, póngalo dentro de la red y luego estudiaremos otras opciones”. Y en eso estamos...

13/11/2011 15:24 zpeconomiainsostenible Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris